El día del estudiante caído: violencia y protesta estudiantil | Señal Memoria

Publicado el Mar, 06/06/2017 - 11:25

El día del estudiante caído: violencia y protesta estudiantil

Estudiantes caídos el 8 y 9 de junio de 1954

Por: José Perilla

El 8 de junio de 1954 fue asesinado Uriel Gutiérrez, estudiante de la Universidad Nacional de Colombia. Al día siguiente, se desarrolló una marcha de protesta que terminó en hechos violentos y la muerte de otros once estudiantes. El país se conmovió y la estabilidad del General Gustavo Rojas Pinilla recibió así un golpe sensible. En defensa del proyecto de unión nacional, fueron varias de las declaraciones del gobierno que se dieron a través de la Radio Nacional de Colombia. Hoy las retomamos para recordar los acontecimientos, para ver qué posición tuvo el gobierno y las repercusiones de los hechos.

Uriel Gutiérrez y compañía

Uriel Gutiérrez fue protagonista en las protestas estudiantiles que, durante los años 50, pretendieron una reforma de la Universidad Nacional para mejorar su nivel académico, administrativo y la relación de la institución con la problemática nacional. Su muerte, en una intervención de policía al interior de la Universidad, marcó un momento decisivo en el desarrollo del movimiento estudiantil y la creación de la Federación de Estudiantes Colombianos. Pero, a su vez, activó la “satanización” de estas iniciativas y la recurrente relación que se les ha atribuido con la subversión. Así fueron vistos los acontecimientos desde la óptica del gobierno.


Ministro de Gobierno Lucio Pabón - Hechos 8 y 9 junio - 1954-06-09

Lucio Pabón, Ministro de gobierno, dio la versión oficial de los hechos el mismo 9 de junio. Ahí se planteó la teoría de los disparos por parte de “agentes perturbadores”, desconocidos, enemigos. El gobierno sostuvo desde el principio: los culpables no fueron estudiantes, tampoco militares.

Pero Pabón también deslegitimó esa manifestación que salió a protestar el 9 de junio por la muerte de Gutiérrez. En su discurso, el ministro contrapuso la marcha a los acuerdos logrados por otros representantes de los estudiantes con Rojas Pinilla la noche del 8 de junio.

El problema es que de esa manifestación hicieron parte estudiantes que resultaron muertos y que también son parte del homenaje de cada junio. Sus nombres están listados en el libro La generación del medio siglo. Se trata de una publicación de 1955, dedicada a las reivindicaciones que plantearon Uriel Gutiérrez y sus compañeros. De manera que en los discursos del gobierno hubo duelo por Uriel Gutiérrez, pero también negación de las protestas de sus compañeros.

Portada libro La generación del medio siglo

Los días siguientes a la tragedia


Min. Educ. Daniel Henao – Primeras medidas en Unal – 1954-06-10

Daniel Henao, Ministro de educación, habla aquí de los efectos inmediatos de la tragedia: renuncia del rector Julio Carrizosa Valenzuela. Nombramiento de nuevo rector, Abel Naranjo Villegas. Además, promesas relacionadas con las reformas. La Universidad estaba en la mira.

La posición de Rojas Pinilla: condicional simple


Rojas Pinilla – La acción del gobierno ante la tragedia – 1954-06-11

Dos días después de la tragedia, Rojas Pinilla se refirió de nuevo a la reunión del Gobierno con estudiantes la noche del 8 de junio, tras la muerte de Uriel Gutiérrez. Hubo recepción de “demandas y razones” sobre “un problema”, que era el estado de la Universidad. “Llegando a una fórmula satisfactoria para arreglar el problema” se dieron los acuerdos: Investigación y justicia, por un lado, plan para reforma universitaria, por otro


Rojas Pinilla – El gobierno junto a los estudiantes – 1954-06-11

Mensaje: el ejército estaba con los estudiantes. Pero ese mensaje estaba en función de una reafirmación, de una defensa. Todo quiere probar la unidad y lo que hubiera pasado. Todo está conjugado en el condicional simple que sugiere un pero. Existían los inocentes: Gobierno de las Fuerzas Militares y estudiantes. Pero había un culpable, desconocido, enemigo de todos en la unidad nacional que Rojas Pinilla pretendió sostener hasta el final de su gobierno. Estos sucesos violentos eran un golpe sensible para tal propósito.


Rojas Pinilla - Provocadores - 1954-06-11

Entonces se reafirma la teoría de la declaración inicial de Lucio Pabón: dado que hubo acuerdos a raíz de la muerte de Uriel Gutiérrez, no pudieron ser los estudiantes los culpables de la tragedia del día siguiente. Fueron “provocadores”. Pero, con el paso de pocos días, en el discurso se particularizó más aquel enemigo de la unión nacional...

El enemigo

Ese enemigo, en la óptica del gobierno, era el comunismo y la subversión. Y en medio quedó ubicado el movimiento estudiantil. No aquel aludido por Rojas Pinilla, con el que se reunió la noche del 8 de junio.


Rojas Pinilla - Frente estudiantil y subversión – 1954-06-24

Sobre comunismo y subversión habló Rojas Pinilla a los pocos días de la tragedia, en un discurso dado en la Escuela de Infantería ante subtenientes de reserva que dejaban el cuartel para vincularse a la Universidad Nacional como estudiantes. A esto corresponde el audio anterior. Esta misma temática la retomó el Coronel Manuel Agudelo, unas semanas más tarde.


Coronel Manuel Agudelo - Estudiantes y subversión - 1954-07-13

Naranjo Villegas duró poco como rector. El 13 de julio se nombró a un militar, el coronel Manuel Agudelo. Esta acción se quiso presentar como una muestra más del propósito de unión entre las Fuerzas Militares y los estudiantes, las dos juventudes de Colombia, según se expresó en otros discursos. Pero, además de la desconfianza, el efecto mayor que tuvo tal elección fue dar al traste con la investigación que venía adelantando el abogado Carlos Arango Vélez, quien renunció pocos días después.

En su discurso de posesión como rector de la Universidad Nacional, el coronel Manuel Agudelo fue claro en la intención de perseguir focos de subversión. Y en su argumentación, se refirió al estudiantado ideal como aquel ajeno al debate político. Sin embargo, esa fue, precisamente, una de las mayores preocupaciones que tuvieron Uriel Gutiérrez y sus compañeros: el papel del estudiante en la formación de la Nación, su roll político y los retos de cara al complejo escenario social durante la dictadura de Rojas Pinilla y la violencia entre los partidos, aún latente.

Un año después


Ministro de Educación Aurelio Caicedo - Inf.54-55-Uriel Gutiérrez - 1955-06-09

Un año después el discurso fue igual: la indignación fue nacional; el gobierno fue herido; no se debía permitir el uso político de la tragedia. Y el tiempo pasó. Así quedó en la historia nacional una mancha de sangre que anualmente se recuerda como “El día del estudiante caído”. Uriel Gutiérrez no fue el único ni tampoco el primero. Esta historia se remonta a junio, pero de 1929, con el nombre de otro estudiante caído: Gonzalo Bravo Páez. Hoy conmemoramos la fecha con los documentos sonoros conservados por el archivo Señal Memoria. 

Fecha de publicación original Mar, 06/06/2017 - 11:25
¿QUÉ TANTO TE GUSTÓ ESTE CONTENIDO?
Compartir