Cristóbal Colón y el mar | Señal Memoria

Publicado el Lun, 12/10/2020 - 12:20

Cristóbal Colón y el mar

Cristóbal Colón y el mar
Diseño: Dennis Osorio para Señal Memoria de RTVC

El 12 de octubre de 1492 Cristóbal Colón y su tripulación pisaron tierras americanas. Para algunos este proceso es conocido como el momento del “Descubrimiento de América” y para otros significa el choque entre dos culturas que terminó con el aplastamiento de las distintas comunidades nativas por un grupo de europeos. Más allá de las leyendas rosa y negra alrededor de la Conquista de América, lo cierto es que este episodio denota el dominio del ser humano sobre el mar.

El almirante Cristóbal Colón era un apasionado de la literatura de aventuras que circulaba en Europa a finales del siglo XV. Fue un asiduo lector de Sir John Mandeville, quien había hablado de seres maravillosos que vivían al otro lado del mundo. De la misma manera, tomó al pie de la letra todas las historias que narra Marco Polo de sus viajes a la “India”. Así, convencido de que en el Oriente se encontraban escondidas las más misteriosas hazañas y que era el refugio de las más relevantes especias comercializadas en la época, tomó la decisión de planear su viaje de llegar al Este por el Oeste. 

Colón dedicó todas sus energías y esfuerzos en estudiar los vientos y las corrientes marítimas, así como en leer a los clásicos y en especial el mapa de Ptolomeo, que había alcanzado gran fama entre los navegantes a partir del siglo XII. El genovés se encontró además con la hipótesis del astrónomo y cosmógrafo italiano Paolo dal Pozzo Toscanelli, que consideraba que la circunferencia de la tierra era incluso más pequeña de lo que había propuesto Ptolomeo. Los fallidos cálculos matemáticos eran perfectos para los planes del almirante. 

Fue así como Cristóbal Colón le propuso al rey de Portugal que financiara su viaje hacia las Indias de Marco Polo, lugar que al parecer concentraba la pimienta, la canela, los clavos y toda clase de especias necesarias para conservar los alimentos que rápidamente comenzaban su proceso de descomposición. Sin embargo, el rey de Portugal, gran conocedor del mar, vio la propuesta como descabellada, al conocer de antemano las verdaderas medidas de la circunferencia de la tierra. 

Ante el rechazo categórico de la Corona que mejores embarcaciones tenía, Colón no tuvo otra alternativa que concentrar sus esfuerzos en persuadir a los reyes de España. Los reyes católicos, como se les conoció a estos monarcas, estaban sumergidos en la guerra contra los moros, con el propósito de amasar más territorios bajo su dominio. Por ello, luego de Reconquistar los territorios de Granada, aceptaron probar la propuesta del almirante genovés. Así lo dejó ver el documental del italiano Antonio Luciano y que fue transmitido por la División de Televisión Educativa y Cultural de Inravisión, con el apoyo del Instituto Italiano de la Cultura:

Luciano Antonio (realizador). Cristóbal Colón: la ruta del Nuevo Mundo [Documental]. Italia: Agenzia Giornalística de Italia para la presidencia del consejo de ministros.

(Lee también: Contexto sobre la televisión educativa y cultural)

El apoyo de los reyes católicos a la empresa de Colón le permitió contar con una nao, dos carabelas y más de ochenta hombres dispuestos a embarcarse en una aventura que esperaban no tardaría más de tres semanas en tocar tierra. Sin embargo, había algo con lo que no contaban ni el almirante ni mucho menos los monarcas españoles: la existencia de un cuarto continente. Este desconocimiento no era para menos, pues desde el inicio del Medioevo se había sostenido que solo existían tres continentes, tal como lo evidenciaba el hecho de que solo tres reyes magos habían ido a conocer a Jesús días después de su nacimiento. Melchor, un anciano blanco, representaba al Viejo Continente; Gaspar, con su reconocido turbante, simbolizaba al continente asiático; y Baltasar, identificable por su tez morena, representaba al continente africano. Así las cosas, Colón y su embarcación tomaron rumbo hacia lo desconocido.    

El gran éxito de Colón estuvo en superar los vientos alisios. Muchos navegantes anteriores a él se encontraban de vuelta a su lugar de origen, debido a las fuertes corrientes que obligaban a las embarcaciones retornar a puerto. No obstante, el dedicado estudio de los vientos por parte del almirante le permitió navegar el mar Atlántico sin saber exactamente a qué lugar llegaría. La travesía duró cerca de tres meses, generando desazón y desaliento entre la tropa, hasta que el 12 de octubre de 1492 vieron sobrevolar pájaros que les anunciaba la proximidad a tierra.

Luciano Antonio (realizador). Cristóbal Colón: la ruta del Nuevo Mundo [Documental]. Italia: Agenzia Giornalística de Italia para la presidencia del consejo de ministros.

 

Colón realizó cuatro viajes por las islas del Caribe sin percatarse nunca de que había pisado tierras distintas a las de Marco Polo. Siguiendo la lectura del veneciano, el almirante estuvo siempre convencido de haber llegado a las Indias y buscó a toda costa contactarse con el gran Kan del Imperio mongol. En su tercer viaje, al llegar a la actual Trinidad y ver cómo el agua dulce se unía al agua salada, entró en un delirio que lo hizo creer haber hallado El Paraíso Terrenal. 

Del paradero de sus embarcaciones no se sabe mucho, como lo explicó el historiador y navegante colombiano Mauricio Obregón, en el programa “Esta es su vida”, conducido por Bernardo Hoyos:

Hoyos, Bernardo (director). (1991). Esta es su vida. [Programa de entrevistas]. Colombia: Inravisión. 

 

Luego de estos viajes, América le otorgó un imponente botín a Europa, no solo compuesto de oro, como frecuentemente se cree, sino cargado también de alimentos, ideas y creencias que terminaron por permear a la cultura occidental. El tomate, el maíz, el algodón y un incontable número de palabras nativas entraron a ser parte de la cotidianidad europea: 

Luciano Antonio (realizador). Cristóbal Colón: la ruta del Nuevo Mundo [Documental]. Italia: Agenzia Giornalística de Italia para la presidencia del consejo de ministros.

(Te puede interesar: Vino, historia y memoria en el Humanismo Médico)

Lo cierto, más allá de si los viajes de Colón abrieron o no la puerta a un periodo de colonialismo que diezmó a las poblaciones nativas de América e impuso una cultura sobre las otras; este episodio permitió que el ser humano se hiciera dueño de la mar y aprendiera a navegar no solo guiándose por las estrellas del oeste, sino también por las del sur.

 


Autora: Viviana Arce
Fecha de publicación original Lun, 12/10/2020 - 12:20
¿QUÉ TANTO TE GUSTÓ ESTE CONTENIDO?
Compartir