Agosto, mes de las cometas | Señal Memoria

Publicado el Mar, 17/08/2021 - 14:06
Agosto, mes de las cometas
gráfica de cometas
Diseño: Karen López para Señal Memoria de RTVC Sistema de Medios Públicos

En Colombia los vientos de agosto son propicios para elevar cometas. Esta práctica milenaria que llegó a Occidente por la ruta con el Oriente, es una perfecta excusa para reunir a propios y ajenos en una actividad que implica destrezas físicas y mentales para garantizar que el artilugio permanezca en el aire. Hoy, Señal Memoria se une a este pasatiempo presentándoles desde cómo hacer una cometa hasta los mejores lugares del país para elevar una.

Los primeros vientos 

Las cometas nacieron en China hace 2.000 años, durante la Dinastía Chunqiu (hacia el 453 a.C). Según la tradición, un chino llamado Muo Di se inspiró en un halcón que volaba sin mover las alas, por lo que decidió construir un artefacto que imitara el movimiento del ave y luego de terminado lo dejó volar durante tres días. Tiempo después, Lu Ban, un carpintero del reino Lu, optó por usar palos de bambú en su elaboración, perfeccionando el movimiento de las cometas en el aire. 

Durante la dinastía Han, hacia el año 202 a.C., las cometas se usaron con fines militares como una forma de distraer al ejército enemigo, volándolas por encima de las ciudades para evitar que sus rivales combatieran. Con este mismo propósito también se usaron para medir distancias y para pedir ayuda durante la dinastía Nan.

Te puede interesar: La Revolución Cultural China en la voz de Alberto Dangond Uribe.

 

Asimismo, tuvo fines religiosos al incorporarse a la fiesta para honrar a los muertos durante la celebración del Qīng míng. Las personas hacían cometas y escribían sobre ellas nombres de cosas que traían mala suerte. Cuando las cometas volaban alto y ya no se veían, las personas cortaban la cuerda para que desaparecieran como un símbolo de que las enfermedades y la mala suerte se las llevaba el viento.


En Occidente este artilugio volador llegó gracias a los viajes de Marco Polo. El viajero italiano del siglo XIII dio a conocer las comentas en el mundo Medieval, aunque solo cobró relevancia entre los siglos XVI y XVII. A América llegó debido al contacto con el Viejo Mundo, pero se consolidó gracias a la ruta comercial del Galeón de Manila, que permitió conectar al virreinato de la Nueva España con la actual Filipinas.

Te puede interesar: Cristóbal Colón y el mar.

En el siglo XVIII Benjamin Franklin le dio un carácter científico a la elevación de cometas, al valerse de este aparato para mostrar al mundo que el rayo era un fenómeno eléctrico. Así lo dejó ver la serie documental ¿Qué inventa?, dirigida por Francisco Zornosa.

 

Montoya, Andrea (Productora). Zornosa, Francisco (Director). (2017). ¿Qué inventa? [Serie documental]. [Temporada I, Cap.02, Electricidad]. Colombia: Señal Colombia. Archivo Señal Memoria, ND-700869

 

Aunque en los países vecinos se les llama de otra forma, como “papagayos” en Venezuela o “pipas” en el Brasil, la elaboración de las cometas suele ser similar en todas las latitudes. Evidentemente, existen unas que son verdaderas obras de arte por su tridimensionalidad y longitud, pero básicamente los amateur se inclinan por las versiones comerciales, más pequeñas y livianas. Si se animan a construir una, el Noticiero de los niños y las niñas de  Inravisión y Señal Colombia enseñó a elaborar estos artefactos:

 

Becerra Díaz, Marlon (Director). (1998). Noticiero de los niños y las niñas. [Serie infantil] [Capítulo: Cometas]. Colombia: Inravisión y Señal Colombia. Archivo Señal Memoria, BTCX30-000442.

 

Vientos tropicales

En Colombia elevar cometas es una práctica que integra a cometistas profesionales y amateurs. El evento más conocido en el país es el Festival del Viento y las Cometas de Villa de Leyva, que desde el 7 de agosto de 1975 convoca a los amantes de esta actividad que para muchos es más que un mero pasatiempo. 


La plaza Mayor de Villa de Leyva es un lugar propicio para elevar cometas, pues su arquitectura colonial, sin cableado eléctrico a sus alrededores, permite que se lleven a cabo distintas competiciones como el de cometa artesanal, gigante, trenes, trenes acrobáticos, vuelo sincronizado de cometas, nocturna de luces, entre otros; donde se pone a prueba el ingenio, la creatividad y la destreza de cada sus concursantes. Así lo presentó el periodista Gustavo Gómez, en el programa De Paso, que él mismo conducía y dirigía.

 

Morales, Néstor (Productor). Gómez Córdoba, Gustavo (Director). (1999). De Paso. [Serie documental]. [Capítulo: Cometas]. Colombia: Señal Colombia. Archivo Señal Memoria, BTCX30-008997.

 

Pero como lo indicaba la cometista Raquel Sofía, no solo Villa de Leyva cuenta con las condiciones para elevar cometas. El Parque Simón Bolívar de Bogotá se ha convertido en un verdadero escenario de competición entre nubes. El cometero Wilfer Leonardo Neira explicó el arte de sostener por los aires  estos papalotes, como dirían los mexicanos, durante varias horas, aprovechando las condiciones climatológicas de la capital.

Castellanos Hinestroza, Carlos (Productor). Silva Vargas, Vicente (Director). (2005). La cultura viva. [Magacín cultural]. [Capítulo: Rumba afrodescendiente en Bogotá, agosto 26 de 2005]. Colombia: RTVC. Archivo Señal Memoria, BTCX30-018247.

 

Lo cierto, es que los que se dedican a elevar cometas más allá del entretenimiento consideran que no solo agosto cuenta con los vientos necesarios para remontar estos artilugios con gran habilidad. Ciudades como Medellín o Cali, donde la brisa es constante, se puede practicar esta actividad en cualquier época del año, eso sí con las precauciones debidas para evitar accidentes. Los demás, podemos aprovechar lo que resta de este mes para buscar una montaña o precipitación cercana y distraernos con este invento oriental.

 


Autora: Viviana Arce

 

Logo MinTic

Fecha de publicación original Mar, 17/08/2021 - 14:06
¿QUÉ TANTO TE GUSTÓ ESTE CONTENIDO?
Compartir