Torcoroma, historia de una devoción | Señal Memoria

Gráfica medalla de la virgen de Torcoroma
Publicado el Lun, 16/08/2021 - 10:00
Torcoroma, historia de una devoción

De acuerdo con documentos del siglo XVIII y la tradición oral, el 16 de agosto de 1711 apareció en la montaña de Torcoroma, al sur de la ciudad de Ocaña, una imagen labrada en alto relieve de la virgen María. Fueron protagonistas del suceso, Cristóbal Melo y sus hijos Felipe y José, tres campesinos que vivían en aquella montaña.

arbol donde apareció la virgen

Foto Torcoroma historia gráfica. Cortesía: Luis Eduardo Páez García. Correspondiente Academia Colombiana de Historia.

 

El origen de la Virgen de Torcoroma

La narración señala que Cristóbal Melo envió a sus hijos en busca de un árbol para hacer una canoa o dornajo para las mieles de su trapiche. Los muchachos hallaron uno que les llamó la atención y decidieron cortarlo

Atendiendo el pedido de su progenitor, los jóvenes echaron por tierra un árbol que les pareció adecuado, maravillándose de encontrarlo florecido pese a no ser época para ello. Pero no pudiendo acceder a él por lo escabroso del paraje, volvieron a su casa para contarle al padre la dificultad que habían encontrado. Tiempo después, Cristóbal junto con sus hijos, marcharon hacia el sitio en que el árbol había caído y al comenzar a cortarlo, en una de sus astillas, observaron la imagen de la Virgen María “a modo de concepción, de medio relieve, juntas y puestas las manos sobre el pecho, con la acción del rostro como inclinada al cielo, con una corona imperial, parada sobre la media Luna, todo del color del mismo palo, la cual vista y reparada por el buen Cristóbal Melo, metiendo las manos al hijo que a la sazón era el que cortaba con el hacha, le detuvo el golpe, y postrados padre e hijos, adoraron aquella rica Joya de la que se dice despedía de sí no solo una grande luz, sino el aromático olor de todo el árbol como cuando lo cortaron”.

 

torcoroma

Foto Virgen de Torcoroma. Cortesía: Padre John Edinson Balaguera 

A partir de la aparición de la imagen, comenzó su devoción en Ocaña y la región y a la fecha se ha propagado su veneración o levantado iglesias en su honor en varias ciudades del país, como Bogotá, Cali, Cartagena, Barrancabermeja, Bucaramanga, Cúcuta.

Los documentos del siglo XVIII

El informe más antiguo sobre la milagrosa imagen, data de 1774, y se debe al doctor Agustín Francisco del Rincón, Cura Rector Beneficiado de Ocaña y Vicario Eclesiástico, en cumplimiento de una solicitud que se hiciera a "los curas párrocos de las ciudades de Ocaña, Varinas (sic), Girón y pueblo de Tota que sin dilación alguna informen con certificación al Concilio de los hechos, que se expresan en el pedimento presentado por el Dr. D. Agustín Manuel Alarcón, así del aparecimiento de la Virgen de piedra (sic), que parece se venera en dicha ciudad de Ocaña; de la circunstancia de su aparecimiento; de la aprobación que hubiere tenido de los Ordinarios; de su figura y representación; como también de las de la Virgen del Real de la ciudad de Varinas; del crucifijo del pueblo de Tota; y del que también se venera en una capilla en el distrito de Girón, que se llama el Santo Cristo de los Milagros; y su Vicario recoja el librito manuscrito de la historia de ellos, y sin dilación le remita al concilio para su inspección". Esta solicitud está firmada por el eminente sabio, doctor José Celestino Mutis, quien era a la sazón, notario del Concilio que se celebraba en Santafé.

En 1788, el maestro Joaquín Gómez Farelo, Comisario del Santo Oficio y cura de Ocaña, quien fuera también Limosnero Mayor de Nuestra Señora de Torcoroma, escribió un opúsculo titulado "Reseña histórica de la aparición de Nuestra Señora de la Concepción en el Monte de Torcoroma en Ocaña", que se publicó en la Imprenta Real en 1805, haciéndose una segunda edición en la Imprenta de don José A. Jácome, en Ocaña, en 1881. 

Aguirre, Antonio (director). 1995. En cámara. Ocaña: Inravisión. Archivo Señal Memoria, UMT-205218 Corte 1.

Torcoroma y sus connotaciones sociales y culturales

Torcoroma se ha convertido en una palabra que se utiliza para dar nombres a muchas mujeres ocañeras y de la antigua provincia. Igualmente, existen empresas transportadoras y comercios que llevan este nombre. La primera invasión a tierras urbanas en Ocaña, en 1963 dio paso al barrio de La Torcoroma, hoy populoso sector. Para las gentes, este nombre está asociado con la espiritualidad popular y es frecuente escuchar la invocación de ¡Torcoroma! Ante la inminencia de peligros naturales y situaciones catastróficas para las familias católicas.  

Desde el punto de vista de las artes, Torcoroma ha dado lugar para la creación de canciones (“Muchacha de Torcoroma”), piezas líricas de los poetas regionales y obras de artes plásticas y de danza y teatro. En la ciudad, uno de los hitos urbanos para referenciar direcciones es la “esquina de la Torcoroma”, en la calle 11 con carrera 11. Se ha desplegado un mercado de artesanías y, fundamentalmente, se ha propiciado un flujo turístico el 15 y 16 de agosto hacia el santuario del Agua de la Virgen, lugar de la aparición de la imagen.

 

torcoroma 1

Foto Virgen de Torcoroma. Cortesía: Luis Eduardo Páez García. Correspondiente Academia Colombiana de Historia.

Cronología torcoromana

Aparición de la imagen: 16 de agosto de 1711.

En 1716 visitó la ciudad el Obispo de Santa Marta, Fray Antonio Monroy y Meneses, quien autorizó el culto y el traslado de la imagen a Ocaña de manera definitiva.

Entre 1875 y 1862 se construyó la ermita del Agua de la Virgen, con donaciones de los ocañeros. Hoy, este lugar es epicentro de peregrinaciones, especialmente en el mes de agosto. Después de haber sido sometida a varias intervenciones que adicionaron espacios a la modesta capilla original, parte del área que rodea la ermita fue adecuada para albergar cómodamente a los peregrinos, construyéndose una plazoleta central y el mesón del Peregrino. La intervención concluyó en 1974, siendo Ministro de Obras Públicas el doctor Argelino Durán Quintero. El 26 de noviembre de 1984, por medio del Decreto 2861, emanado de la Presidencia de la República, se declaró el conjunto como Monumento Nacional.

El 27 de junio de 1906 el papa San Pío X aprobó el culto litúrgico de la Virgen, con título de “Madre de las gracias de Torcoroma”.

En 1961, la imagen salió por primera vez de la región rumbo a Barranquilla, donde la crecida colonia regional la esperaba ansiosa y reverente.

El 18 de noviembre de 1963 el Papa Pablo VI, a petición de Monseñor Rafael Sarmiento Peralta, primer Obispo de Ocaña, declaró a Nuestra Señora de Torcoroma Patrona de la Diócesis.

El 11 de marzo de 1981, la imagen de la Torcoroma fue robada por un ciudadano de nacionalidad argentina (Carlos A. Del Vechio), causando un gran traumatismo entre los fieles ocañeros. Afortunadamente, la reliquia fue recuperada antes de entrar a Barranquilla, y devuelta a su capilla urbana en Ocaña donde hoy se encuentra.

santuario de la virgen de torcoroma

Foto: Santuario del agua de la virgen, Ocaña, Norte de Santander. Cortesía: Luis Eduardo Páez García. Correspondiente Academia Colombiana de Historia.

 


Autor: Luis Eduardo Páez García.
Correspondiente Academia Colombiana de Historia.

 

Logo MinTic

Fecha de publicación original Lun, 16/08/2021 - 10:00
¿Qué tanto te gustó este contenido?
También podría interesarte