Martín Lutero y las revoluciones musicales

Publicado el Jue, 18/02/2021 - 14:00
martin lutero
Diseño: Karen López para Señal Memoria de RTVC Sistema de Medios Públicos

Ficha Técnica

Tema
Efemeride
Fecha de producción
Autor
Radiodifusora Nacional de Colombia


Soporte
DGW (DIGITAL - ARCHIVO .WAV EN ALTA)



: 4 : 46

Martín Lutero y las revoluciones musicales

En 1517, el monje alemán Martín Lutero clavó sus 95 tesis en Wittenberg (Alemania) como una forma de publicar sus postulados contra algunos dogmas y formas de la Iglesia Católica. Este hecho dio inicio a la Reforma Protestante, origen para varias iglesias cristianas como el Anglicanismo.

Nacido en 1483, Lutero se opuso en sus postulados a las principales enseñanzas y mecanismos de la Iglesia Católica de ese entonces, incluido el uso de las indulgencias (el pago por la absolución de los pecados). Uno de los ideales para el teólogo era que la religión y la fe fueran más cercanos a los fieles a través del uso de lenguas vernáculas o cotidianas en los ritos y escrituras, razón por la cual tradujo la biblia al alemán. Este principio también revolucionó a la Iglesia Católica.

La revolución de Lutero también llegó a la música. El principio de acercar a los fieles a la religión se vio reflejado en la composición de música de culto que reemplazó las letras en latín, un lenguaje limitado a escolares y al clero, por lenguas cotidianas; simplificó las composiciones y, en general, permitió que la música de culto fuera accesible a las personas del común. La música no fue solo una forma para manifestar la fe, sino también para difundir el mensaje religioso a la población, en su mayoría analfabeta.

El programa radial Historia de la música explora la revolución luterana en la música de culto. De la voz de Otto de Greiff, los oyentes pudieron conocer del impacto de la Reforma Protestante en la música religiosa y la obra de varios compositores como Johann Walter.


Autor: Elsa Garzón. 

Fecha de publicación original Jue, 18/02/2021 - 14:00
¿QUE TANTO TE GUSTÓ ESTE CONTENIDO?
Compartir