Un cautivador radioteatro para niños | Señal Memoria

Publicado el Mié, 10/04/2019 - 08:54

Un cautivador radioteatro para niños

Australian Broadcasting Corporation

Por: Carlos Fernández

 

El profesor José Agustín Pulido Téllez, fundador y director del Grupo Escénico Infantil de la Radiodifusora Nacional de Colombia, escribió numerosos radioteatros para niños, en los que combinaba personajes y mundos fantásticos con una intención pedagógica. Sus radioteatros abordaban diversos asuntos: vidas de músicos y científicos, lecciones morales, fenómenos naturales y culturales y sucesos fantásticos.

Uno de los radioteatros más llamativos del Profesor es Un cuento disparatado, protagonizado por el niño Luisín y escrito el 23 de marzo de 1947, tal como consta en la parte superior del libreto. Además de disparatada, esta historia es desparpajada y, por momentos, recuerda Las aventuras de Alicia en el País de las maravillas, obra del escritor y matemático inglés Lewis Carroll. En el cuento del profesor Pulido Téllez, un animal antediluviano que Luisín ha dibujado en su cuaderno de ciencias desaparece. Un momento después, le habla desde debajo de una silla.

El animal antediluviano no tardará en demostrar que es tan loco e inspirado como las aventuras que Luisín está punto de vivir, pero al comienzo, el niño no sabe si el monstruo rojo que ha escapado de la página de su cuaderno es amigo o enemigo y duda entre darle o no la mano. El animal baila y tiene la virtud de hacer que todo baile, de modo que, vencido el primer resquemor, Luisín baila tras él y las sillas, las mesas, los lápices y todas las cosas del cuarto, que danzan animadas por el animal. Este baile conduce a Luisín de su cuarto danzante a su cuarto real, como si todo hubiera sido un sueño, pero el cuarto real se transforma en otra cosa y, de pronto, Luisín se halla en el reino de un príncipe cordial y arrogante que conduce un carro de caballos que se multiplican: ahora son ocho; ahora son veinticuatro; ahora, treinta y seis. La realidad y los personajes cambian sin transición y Luisín no sabe qué es cierto y qué no. Y todo sucede como si nada.

Los personajes del cuento se dirigen a Luisín con un desenfado semejante al de los seres que encuentra Alicia después de caer por la madriguera del conejo. Conversan con él como si ellos y los universos que habitan fueran lo más natural del mundo, mientras Luisín asiente y les sigue la corriente sin salir de su asombro. Todo este disparate rebosa humor y no parece un capricho sin ton ni son. Disparatados y todo, los universos de este cuento se suceden unos a otros con una coherencia que, si bien, riñe con la lógica, no carece de sentido, solo que es un sentido poco convencional, como el que subyace a las asociaciones libres de la imaginación.

En Un cuento disparatado no salta a la vista la intención pedagógica del Profesor Pulido Téllez, evidente en muchos de sus radioteatros para niños. Si en otras obras enseña y entretiene, en esta parece haberse dejado llevar por una imaginación veloz y -quizás no sería exagerado decir- audaz. La lección del cuento podría ser la inspiración para seguir imaginando disparates, además de una sonrisa de simpatía y compasión por el asombrado Luisín, llevado de aquí para allá en una aventura de la que, al momento de contárnosla, todavía no se ha repuesto. Un cuento disparatado está identificado con los códigos CD009292 y CD009293 y se puede escuchar en el catálogo en línea de la Fonoteca de Señal Memoria.



Fecha de escritura: 23 de marzo de 1947.
Fecha de grabación: desconocida, posiblemente 1947.
Fecha de emisión: desconocida, posiblemente 1947.
Lugar de grabación: Radiodifusora Nacional de Colombia.
Referencias: radioteatros para niños, silgo XX, Colombia.





 

Fecha de publicación original Vie, 03/10/2014 - 15:55
¿QUÉ TANTO TE GUSTÓ ESTE CONTENIDO?
Compartir