Los olvidados Premios Esso | Se√Īal Memoria

 Premios Esso
Publicado el S√°b, 11/05/2024 - 13:33
Los olvidados y accidentados Premios Esso

Las ocho entregas del Premio Literario Esso agitaron el panorama literario colombiano de los a√Īos sesenta. Con ganadores que representaban la literatura tradicional y otros que se√Īalaban la renovaci√≥n, con la activa intervenci√≥n de la Academia Colombiana de la Lengua en sus inicios, y m√°s de una pol√©mica generada entre jurados, cr√≠ticos, y escritores, su historia brinda un gran ejemplo de las mutaciones socioculturales del momento, as√≠ como de una lucha entre la tradici√≥n literaria y las nuevas tendencias que pasar√≠an, tiempo despu√©s, a ser dominantes.


El Premio Esso, en qué consiste

Con un itinerario marcado tambi√©n por improvisaciones y desorganizaci√≥n, y con una irregular atenci√≥n medi√°tica, el Premio Esso atestigua la dif√≠cil historia de los premios literarios en el pa√≠s. Aunque hoy es poco recordado, el desarrollo del concurso concentr√≥ la atenci√≥n del pa√≠s literario, al tiempo que hizo evidente la decadencia de la institucionalidad cultural existente, la ausencia de pol√≠ticas de est√≠mulo a la literatura y el todav√≠a t√≠mido papel de la industria editorial en la explotaci√≥n de los premios. 

Creado en 1961 por la empresa petrolera Esso Colombiana, el premio tuvo el prop√≥sito de estimular la creaci√≥n literaria y ayudar a la profesionalizaci√≥n de los autores, que en ese entonces (y a√ļn hoy) no pod√≠an vivir de su escritura. El premio consist√≠a en $25.000 pesos y la publicaci√≥n de la novela ganadora. 

Para brindar mayor legitimidad al concurso, la Esso Colombiana decidi√≥ asociarse con la Academia Colombiana de la Lengua, creando un jurado compuesto por dos miembros de la instituci√≥n y uno m√°s asignado por la compa√Ī√≠a. Esta uni√≥n, que parec√≠a ideal, supuso un eje de controversia desde la primera edici√≥n del concurso.

Gabriel García Márquez ganó el Premio Esso

Con su novela La mala hora, fue el primer ganador del concurso. Radicado en M√©xico, el autor cataque√Īo envi√≥ una carta de agradecimiento, cuyo contenido, le√≠do en la ceremonia de entrega, puede escucharse gracias al Archivo Se√Īal Memoria.

Premio de Literatura ESSO 1961. (1962). Bogot√°: HJCK. Archivo Se√Īal Memoria, HJCK-DGW-072695-01. 

 

A pesar de la solemnidad, la edición de la novela ganadora no fue un motivo de celebración general. García Márquez tuvo que consentir con la censura de un par de palabras de la novela por presión del padre Félix Restrepo, entonces director de la Academia. Este y otros problemas en la edición, llevada a cabo por el Taller de Artes Gráficas Luis Pérez, hizo que su autor se retractara de ella y buscara, al parecer, destruir la mayor cantidad de copias.

La segunda edici√≥n del premio recay√≥ en Manuel Zapata Olivella, quien ya hab√≠a recibido una menci√≥n de honor en la primera entrega por En Chim√° nace un santo. Su obra Detr√°s del rostro, que relata la vida de los ni√Īos de calle y el sufrimiento de la violencia lejos de la ciudad, ser√≠a ahora la ganadora en el nuevo certamen. A diferencia de La mala hora, el galard√≥n a esta novela no gener√≥ mayor controversia. De hecho, para esta edici√≥n, tambi√©n se aval√≥ la publicaci√≥n de la otra novela finalista: Catalina de Elisa Mujica, sobre una mujer que cuestiona su rol durante la Guerra de los Mil D√≠as. Ambas novelas resultar√≠an publicadas por la editorial espa√Īola Aguilar.

También puedes conocer: Las mujeres que han ganado el Premio Nobel de Literatura

Al a√Īo siguiente, la literatura enmarcada sobre los inicios del siglo XX continu√≥ siendo galardonada. Esta vez, Jos√© Antonio Osorio Lizarazo se llev√≥ el premio con El camino en la sombra, relato sobre una familia de desplazados por la guerra de 1895 y su adaptaci√≥n a la vida bogotana. La editorial Aguilar se encarg√≥ tambi√©n de la publicaci√≥n de esta obra, aunque ser√≠a la √ļltima vez que acompa√Īar√≠a al concurso. El archivo sonoro que reposa en el cat√°logo de Se√Īal Memoria es tal vez el √ļnico en el que se puede escuchar al autor expresando el objetivo de su obra literaria.

Premio de Literatura ESSO 1963. (1964). Bogot√°: HJCK. Archivo Se√Īal Memoria, HJCK-DGW-072756-01. 

 

Con El camino en la sombra termina lo que podr√≠a llamarse el periodo pl√°cido de los Premios Esso. La premiaci√≥n de Guayac√°n de Jos√© Manuel Prada Sarmiento, como la mejor novela de 1964, dio inicio a una etapa de cuestionamientos al concurso, pero especialmente a la Academia Colombiana de la Lengua y su lugar en el cuerpo de jurados. Para la cr√≠tica, se trataba de una narraci√≥n plana, con personajes que carec√≠an de desarrollo. Premiar un relato que describ√≠a los s√≠ntomas de la depresi√≥n de manera muy cl√≠nica dejaba, para muchos observadores, serias dudas sobre los criterios existentes en la Academia para valorar novelas contempor√°neas. Guayac√°n ser√≠a, por lo dem√°s, la √ļnica obra en la historia del Premio Literario Esso en ser publicada por la editorial colombiana Andes. 

La crisis de los Premios Esso

La gran crisis de los Premios Esso lleg√≥ con el triunfo de Lucy Barco de Valderrama y su novela La pic√ļa ceb√° en la entrega de 1965. Desde la deliberaci√≥n, las opiniones estuvieron tan divididas que adem√°s de los tres jurados que normalmente eleg√≠an al ganador, la Esso Colombiana y la Academia debieron a√Īadir cada una un jurado adicional para poder escoger a la novela ganadora.

Las reacciones no se hicieron esperar. En la misma ceremonia de entrega, uno de los miembros del jurado, el escritor Enrique Uribe White, ley√≥ un salvamento de voto en el cual criticaba duramente al trabajo premiado, al punto de decir que ni siquiera merec√≠a el t√≠tulo de novela. Su salvamento ser√≠a luego republicado por El Tiempo e incluso aparecer√≠a de nuevo en su libro La novela en general y la colombiana en particular (1969). 

Uribe White, Enrique. (1965). [Academia de la Lengua]: Concurso literario ESSO 1965. Archivo Se√Īal Memoria, HJCK-DGW-072512-01. 

 

M√°s all√° de la pol√©mica, la edici√≥n de 1965 termin√≥ con los cambios constantes entre las editoriales responsables de publicar el libro premiado. A partir de La pic√ļa ceb√°, la editorial Lerner se afirm√≥ como la encargada de publicar y publicitar todas las obras ganadoras, hecho que sum√≥ al reconocimiento y la comercializaci√≥n general de los t√≠tulos, dos aspectos hasta entonces poco fomentados desde la orilla editorial. 

A pesar del est√≠mulo editorial, la controversia entre los cr√≠ticos literarios y la Academia Colombiana de la Lengua se arreci√≥ progresivamente hasta el punto de acabar con la participaci√≥n de la √ļltima en los premios restantes. En los archivos de Se√Īal Memoria se registra una peque√Īa muestra de esta controversia a trav√©s de las palabras de Ebel Botero, cr√≠tico de El Espectador, durante un evento en la Universidad Nacional dedicado a la novela latinoamericana. 

Después del retiro de la Academia, el jurado de los premios empezó a componerse por una figura intelectual, elegida por la Esso Colombiana, y dos figuras más elegidas de manera independiente. En 1966, el nuevo cuerpo de jurados, integrado por Germán Arciniegas, Daniel Arango y Arturo Camacho Ramírez opta por declarar el concurso desierto, alegando que ninguna de las 62 propuestas recibidas estaba a la altura del galardón.

Al a√Īo siguiente, un nuevo grupo de jurados declar√≥ como ganadora la novela intitulada En noviembre llega el arzobispo, de H√©ctor Rojas Herazo, en lo que parece ser un intento por premiar una literatura m√°s vanguardista en un contexto en el que el nada√≠smo cobraba fuerza y atenci√≥n.

[Academia de la Lengua, octubre de 1967. Concurso de la novela ESSO]. (1967). Archivo Se√Īal Memoria, HJCK-DGW-072510-02.

[Registros de la entrega del Premio Esso a H√©ctor Rojas Herazo]. (1967). Archivo Se√Īal Memoria, UMT 216095. 

 

Sin embargo, los afanes por premiar obras de silueta vanguardista no dieron los frutos esperados. El Premio Esso de 1968, otorgado a Mateo el flautista de Alberto Duque L√≥pez fue un esc√°ndalo m√°s en el que ning√ļn cr√≠tico estuvo de acuerdo en los m√©ritos de la obra, juzg√°ndola como escatol√≥gica y desordenada.

El √ļltimo esfuerzo del Premio Literario Esso fue galardonar al escritor tolimense H√©ctor S√°nchez por Las causas supremas, decisi√≥n que, a diferencia de los concursos previos, pas√≥ sin pena ni gloria por los suplementos literarios de los peri√≥dicos m√°s importantes del pa√≠s, denotando en la pr√°ctica un abierto desinter√©s por el transcurrir del certamen. 

El triste recibimiento dado a esta √ļltima obra pareci√≥ justificar el anuncio del final del Premio Literario Esso. Aunque la empresa afirm√≥ haber logrado el objetivo de estimular la novel√≠stica colombiana, hoy es posible plantear que este logro fue muy relativo, pues muy pocas de sus novelas son recordadas hoy d√≠a. Muy pocas cuentan con reediciones o son valoradas plenamente por la cr√≠tica o los estudios literarios. Adem√°s, ninguna de ellas estuvo entre las m√°s vendidas de su tiempo, hecho que marca tambi√©n su distancia de los cuadros lectores. Con todo, gracias al Archivo Se√Īal Memoria, es posible revisitar este momento especial de la historia literaria y editorial del pa√≠s, agitado por las decisiones de jurados y los deseos de reconocimiento de los escritores nacionales.

 


Por: María Angélica Guerrero Ruiz

 

logomintic
Fecha de publicación original Sáb, 11/05/2024 - 13:33