Pedro Morales Pino: Cuatro Caminos | Señal Memoria

Publicado el Sáb, 03/03/2012 - 23:08

Pedro Morales Pino: Cuatro Caminos

Una de las primeras producciones de la Fonoteca de RTVC, fue esta, dedicada al compositor Pedro Morales Pino (Cartago, 1867 - Bogotá, 1926).  Una producción que retoma el legado de este compositor,  quien fuera uno de los primeros en abrir camino no solo dentro del país, sino fuera de él.

Publicada en el año 2006, es una destacada edición que recopila su biografía, su vida artística y que nos presenta el legado que perdura con las reinterpretaciones de su repertorio por parte de artistas como: Trío Itinerante, Quinteto Eco, Auros Dueto y Ruth Marulanda Trío.

Morales Pino es un clásico ejemplo del artista que se sobrepone frente a su condición. Pero esta condición no tiene que ver con un rechazo, desprecio o censura por parte de sus contemporáneos; ni tampoco por la sociedad en si. Al contrario, Pedro es un muestra de cómo se puede vivir del arte, combinando la noción se sueño- esperanza y empresa. Es el resultado del deseo de representar al país en la Exposición Universal de París de 1899.

Con un ensamble llamado La Lira Colombia y una juventud dispuesta a apostarle a la vida y al arte, Pedro es admirado y respetado junto a ocho músicos más. Con ellos emprende un viaje que supondría los llevaría del interior del territorio hacia Buenaventura para llegar a Panamá, atravesar el istmo y proceder así a llegar en buque a un puerto europeo desde el cual pudieran tomar camino hacia París.

¿Pero no es entonces esta aventura la muestra de la mejor manera de cómo se vive el arte cuando las condiciones no son favorables? El recorrido de la Lira pasó comienza en Bogotá, pasa por La Mesa, Anapoima, Honda, Puerto Berrío, Medellín, Manizales, Cartago, Buga, Cali, Buenaventura. Es un recorrido no premeditado ni esperado. Por su misma condición, cada partida y cada llegada es un esfuerzo que se acumula, pero que es incierto frente al deseo final.

París no fue destino de estos jovenes; cuando llegaron a Panamá, embarcarse y llegar a tiempo, era imposible. Pero llegaron otros puertos, otros países como destino sonoro. Vinieron así Panamá, Guatemala, Costa Rica, El Salvador, Nicaragua y Estados Unidos.

¿Cómo entonces hemos de sentir a Lira Colombiana? ¿Como el ejemplo de un selecto grupo de músicos que poco a poco fueron disgregándose, pero que gravitaron alrededor de la figura de Morales Pino? ¿O como el ejemplo vivo de cómo la música que otros escucharon y que terminamos sintiendo como un grupo fundacional de la música nacional?

A través de los aires de pasillos, danzas y bambucos que este disco nos ofrece, tenemos un documento que sirve por un lado para tener una postal sonora que lejos de haber envejecido, está esperando ser escrita una y otra vez más. Una imagen de la música colombiana que recorrió el territorio siendo vista y disfrutada por su propio creador, superando los inconvenientes geográficos de la nación colombiana que apenas estaba imaginando su llegada al siglo XX.

Sobrevive así esta obra de Pedro Morales Pino, en un disco que RTVC presentó a través de la Fonoteca en el año 2006.

 

Fecha de publicación original Sáb, 03/03/2012 - 23:08
¿QUÉ TANTO TE GUSTÓ ESTE CONTENIDO?
Compartir