María Isabel Urrutia y el proceso del oro | Señal Memoria

Publicado el Mar, 20/09/2022 - 08:00
María Isabel Urrutia y el proceso del oro
María Isabel Urrutia y el proceso del oro
El 20 de septiembre del 2000, María Isabel Urrutia ganó la medalla de oro en halterofilia en los Juegos Olímpicos de Sidney. Fue el primer oro en la historia de Colombia y el final de un camino largo y difícil, lleno de obstáculos. Urrutia nació en Candelaria (Valle del Cauca) y creció en un barrio peligroso de Cali. Empezó en el atletismo lanzando bala y ganó torneos. En 1989 saltó a las pesas, disciplina en la que también ganó torneos. En esa época dormía en estaciones de metro de Europa. La medalla de oro fue la recompensa tras tanto esfuerzo.

 

El 20 de septiembre del 2000, en los Juegos Olímpicos de Sidney, María Isabel Urrutia ganó la medalla de oro en la categoría de 75 kilos. No solo fue el mayor triunfo de la carrera de la vallecaucana, sino la única medalla de oro en la historia de Colombia. Doce años después Mariana Pajón añadió otra al palmarés nacional en BMX. Ese triunfo de Urrutia fue el resultado de años y años de esfuerzo y sacrificio que iban mucho más allá de lo que sucedía durante los entrenamientos y competencias.

Así contó Eliécer Ballén el oro de Urrutia para el Noticiero de las Siete

 

Programar Televisión Productora. Noticiero de las Siete N7 [María Isabel Urrutia gana medalla de oro]. Bogotá: Programar Televisión. Archivo Señal Memoria,  BTCX60-064114. 

 

Cuando ganó la medalla de oro, Urrutia tenía 35 años. Desde 1989 había empezado a competir en el máximo nivel de la halterofilia. Para entonces había ganado una medalla de plata en el Mundial de Manchester y entrenaba en Europa para elevar su capacidad. Como lo cuenta Mauricio Silva en la entrevista de Urrutia para la revista Bocas, la deportista dormía en estaciones de metro, casas de refugiados y salas de espera en aeropuertos. Y se coronó campeona mundial en Bosnia en 1990, en Alemania en 1991, en Turquía en 1994, en China en 1995 y en Polonia en 1996. Nunca le hizo falta la fuerza para enfrentar condiciones adversas.

Urrutia nació en Candelaria (Valle del Cauca) y creció en el Mariano Ramos de Cali, un barrio sin agua y peligroso, con la salsa como banda sonora. Jugaba fútbol y yeimis y así demostró su talento para lanzar. Empezó a entrenar atletismo con el departamento. Como lo cuenta a Silva en la entrevista, a los 13 años, en 1978, logró el récord nacional infantil de lanzamiento de bala. En 1979 ganó el suramericano en Chile. Aunque a su papá no le parecía que se tratara de una buena actividad para una señorita, Urrutia continuó acumulando trofeos, entrenando por la tarde, trabajando por la mañana en un call center y estudiando por la noche.  

En 1988 compitió en los Olímpicos de Seúl. No le fue bien y consideró dejar el deporte, aunque contaba en su haber con el récord nacional de lanzamiento de disco. Todavía lo mantiene. Entonces pasó a las pesas por recomendación del entrenador búlgaro Gancho Karouchkov. Apenas el año anterior se había oficializado el levantamiento de pesas para mujeres a nivel mundial. De inmediato empezó a ganar medallas levantando pesas. Como lo confiesa a Silva, era la única negra entre tantas blancas que la rodeaban. 

Este registro del Noticiero de las Siete muestra los logros de Urrutia en ese periodo.

 

Programar Televisión Productora (1994). Noticiero de las Siete N7 [La boxeadora Maria Isabel Urrutia logra medallas de oro en el Mundial de Boxeo en Estambul]. Bogotá: Programar Televisión. Archivo Señal Memoria,  BTCX60-063936.

 

En 1999 se lesionó la rodilla derecha y tuvo que cambiar de entrenamiento y dieta para bajar 30 kilogramos, cuidar su lesión y cambiar de categoría. Así llegó a Sidney 2000. Como lo contó a Silva, antes de viajar hizo un pacto con su entrenador Gancho: si ganaba oro no se volvían a ver, no se jodían más. Además, su mamá la llamó: “Aquí no vuelva sin esa medalla de oro”, le dijo. Se enfrentó a Ruth Ogbeito de Nigeria y Kou Yi Hang de China. También se enfrentó entonces a su entrenador y a su mamá, a décadas de esfuerzo, a la sospecha de su papá, a un deporte en el que las mujeres hacía poco participaban, a ser la única mujer negra, a tantas noches durmiendo en el metro y trabajando en call centers. Las tres levantaron el mismo peso: 245 kilos. Ganó Urrutia por pesar 73 kilos, menos que las demás. Así llegó la primera medalla de oro para Colombia. 

“Yo me di cuenta el día que llegué a Bogotá. No se imagina el aguacero que cayó esa tarde; y yo vi desde el aeropuerto hasta Inravisión, de lado y lado, un montón de gente mojándose con la bandera en la mano. Ahí yo dije: ‘¿Y esto qué fue?’. Al otro día me fui para Cali y peor. Luego, como un año entero, me paseé todo el país mostrando mi medalla. Yo tengo récord Guinness en montarme en carros-bomberos y burros-carros-bomberos. Todas las alcaldías me invitaban. Conocí todo el país”, le dijo Urrutia a Silva. 

Tras su retiro, Urrutia entró a la política. Empezó como representante a la Cámara por la Alianza Social Afrocolombiana, quiso ser alcaldesa de Cali y ahora es la Ministra de Deporte nombrada por Gustavo Petro. Su lucha por establecer buenos hábitos deportivos para los niños,   cuidar a los medallistas olímpicos y construir paz en Cali y Colombia, continúa y se amplifica.

 

Programar Televisión Productora (1994). Noticiero de las Siete N7 [Entrevista a María Isabel Urrutia]. Bogotá: Programar Televisión. Archivo Señal Memoria,  BTCX60-063908.

 


Autor: Santiago Cembrano

 

logomintic

Fecha de publicación original Mar, 20/09/2022 - 08:00
¿QUÉ TANTO TE GUSTÓ ESTE CONTENIDO?
Compartir