Fusilamientos, método de terror en Independencia | Señal Memoria

Publicado el Lun, 05/03/2012 - 15:32
Los fusilamientos, método de terror en la Independencia
Los fusilamientos, método de terror
Archivo Señal Memoria de RTVC. Diseño gráfico: Paula Calderón para Señal Memoria de RTVC.

Quizá uno de los cuadros más conocidos del pintor español Francisco Goya es el de los Fusilamientos del 3 de mayo. En él se refleja la tragedia del pueblo español durante la invasión de Napoleón a la Península. España vivió el horror que luego llegó a las colonias americanas. Uno de los héroes que en el país ibérico peleó contra los ejércitos napoleónicos fue Pablo Morillo. Allí se le considera un héroe nacional recordado por sus destrezas y sus capacidades estratégicas.

De Goya


La reconquista de la Nueva Granada, que inició en 1812, estuvo en sus manos. Esta reconquista tuvo resultados catastróficos para los patriotas. Sin embargo fue  la oportunidad para agudizar el conflicto y consolidar una postura unificada de los criollos frente a España. Durante los primeros años de la Independencia, esta postura fue disímil, pues muchos criollos querían autonomía, aunque se sentían y querían ser reconocidos como españoles.

Fusilamientos


La Reconquista, enfrentada a la Guerra a muerte que declaró Bolívar a todo aquello que fuera o tuviera que ver con España, recrudeció la guerra y creó las condiciones para desarrollar métodos que tenían como propósito provocar sentimientos de terror. Dentro de estos métodos, los fusilamientos fueron los más utilizados y fueron la respuesta de uno y otro bando frente a lo que se consideraba como traición.

Es fácil encontrar en los diarios y memorias de personajes como José María Caballero o José María Espinosa, que casi a diario entre los años 1812 y 1815, las plazas públicas o los patios de las cárceles, vieron caer a combatientes, a líderes y otros personajes bajo el fuego de las balas.

A unos se les fusiló por la espalda o de frente. Otros se les fusilaba y luego se les descuartizaba. Incluso sus cabezas podían ser exhibidas como escarmiento de la población.

En las prisiones una de las fórmulas utilizadas por los españoles fue “la quintada”:  los prisioneros hacían una fila y se numeraban. Aquellos que ocuparan un puesto que fuera múltiplo de cinco eran los fusilados. Parte de la extensa lista de quienes murieron de esta manera, puede encontrarse en algunas plazas principales, como en el caso de la Plaza de Bolívar, Parque Santander y Plaza de los Mártires.

Fecha de publicación original Lun, 05/03/2012 - 15:32
¿QUÉ TANTO TE GUSTÓ ESTE CONTENIDO?
Compartir