Publicado el Vie, 05/30/2014 - 16:06

Los discos de vinilo: su historia y existencia en la Fonoteca

En los últimos cinco años, las producciones prensadas en vinilo han vivido un auge que se expresa en un aumento en el consumo y la aparición de nuevos títulos. Para la Fonoteca de Señal Memoria, su acervo de discos de vinilo es motivo de orgullo y constante referencia. ¿Pero qué es un disco de vinilo?

créditos de la foto: 
Foto: Natalia Zapata Montes

Por: José Perilla

Antes de la revolución industrial del siglo XIX, la memoria de la humanidad reposaba en los libros, la tradición oral, las partituras, los documentos legales y las obras de arte. No existían registros de sonido, ni mucho menos imagen en movimiento.  Fue este siglo el que logró hacer que la humanidad tuviera nuevos registros a partir de la fotografía, la grabación de sonido y la cinematografía. Sumado esto, se logró la producción en serie; así fue emergiendo la sociedad de la información.  Uno de los objetos que surgió de este cúmulo de avances, fue el disco, un maravilloso medio para la conservación del sonido, cuya fecha de aparición se remonta al año de 1887 cuando se comercializan los discos fabricados con ebonita (goma endurecida).

 

 

Un poco de historia

El norteamericano Thomas Alva Edison (1847–1931) logró transformar la energía acústica en mecánica. Pudo hacer que esto quedara en cilindros recubiertos de cera.  Estos, al entrar en contacto con una aguja lectora conectada  a un gran amplificador, permitían escuchar sonidos registrados. El problema con los cilindros era su fragilidad y su tamaño. Solo se escuchaban una vez y no se podían duplicar.

Fue Emile Berliner (1851-1921) quien superó la invención de Alva Edison.  Desarrolló un micrófono de carbón que le vendió a la compañía de teléfonos Bell; los dineros recibidos le permitieron continuar con su idea para la reproducción sonora: un dispositivo que pudiera leer los registros en discos planos.  La máquina que desarrolló se conoció como gramófono. En ella, el registro estaba en un disco que al entrar en contacto con una aguja, podía ser escuchado repetidamente y no una vez como en la máquina de Edison. El gramófono, impulsado por una manivela, pudo leer discos de vidrio, zinc y plástico. El invento fue mejorado por Elridge Jonson quien introdujo un motor de resorte, reemplazando la manivela.

Corría ya el año 1900. El siglo veinte nacía y el sonido, el movimiento y la imagen ya tenían una presencia física a través de los formatos que se desarrollaron durante el siglo anterior. Si bien existieron grabaciones de audio que fueron comercializadas en las primeras dos décadas,  estas no duraban más de cinco minutos, impidiendo que obras de mayor extensión estuvieran disponibles.

Las primeras grabaciones de artistas populares, como el italiano Enrico Caruso, logradas por Johnson en un estudio de New Jersey, hicieron que más personas compraran estos equipos para sus casas. Poco a poco, el disco aparecía en la vida cotidiana y con él, la humanidad podía apreciar el sonido sin tener que estar presente el intérprete. Las grabaciones de Caruso se hicieron entre 1904 y 1921 y convirtieron a este cantante en el primer vendedor de canciones. Realizó 260 grabaciones que se comercializaron en discos de 78 revoluciones y sus ventas en todo el globo lo hicieron en millonario.

Esas dos primeras décadas también mostraron la evolución de los equipos y de las grabaciones gracias a los desarrollos de inventores como el danés Valdemar Poulsen (1869-1942) y el alemán Fritz Pfeumer (1881 – 1945). Una que marcó un gran cambio fue la desarrollada por el alemán en 1928 con relación a la grabación de sonidos de manera electromagnética. Reemplazó la capa de registro habitual que consistía en una banda magnética con base de papel, por una banda de plástico recubierta por una capa ferromagnética. Esto permitía obtener una mejor calidad en la grabación.

La unión de los procesos electromecánicos y magnéticos mejoró la reproducción de los discos que, a partir de 1948, comenzaron a fabricarse con vinilo. Los anteriores discos se hacían con diferentes materiales de procedencia metálica y de otros compuestos sintéticos y su gran desventaja era la fragilidad del soporte y el desgaste tras la continua reproducción. Gracias al vinilo esta situación  mejoró. Igualmente, el tiempo de grabación en un disco pasó de cuatro minutos a cuarenta y cinco. Nacía el concepto de Long Play (LP) que superaba al sencillo (single). Ya era posible escuchar obras más extensas o nuevos repertorios.

 

 

Las placas en vinilo han estado disponibles en formatos de 7, 10, 12 y 16 pulgadas, y en velocidades de reproducción de 33, 45 y 78 revoluciones. El formato hace referencia al diámetro del disco, y la velocidad de reproducción se refiere a la cantidad de veces que la aguja rota por minuto dentro del disco para hacer la reproducción. En la actualidad, se usan los formatos de 7, 10 y 12 pulgadas,y velocidades de 33 y 45. El formato de 16 pulgadas y la velocidad de 78 entraron en desuso en los años cincuenta, cuando los reproductores fonográficos de la época impusieron los nuevos tamaños del disco.

Por más de cuatro décadas, los discos de vinilo fueron la moneda corriente para el consumidor musical. En ellos se tuvieron grabaciones de rock, tango, jazz, salsa, hip hop, cueca, reggae, mariachi, polka, flamenco, pop, metal, música electrónica, bossa nova, música cubana y muchas otras expresiones. Junto a este fenómeno de masificación, afloró también una expresión artística que cobró relevancia para el mercado: el trabajo gráfico en portadas y en insertos. No en vano, la Fonoteca desarrolló tres exposiciones dedicadas a esta unión entre la música y las portadas. Fueron ellas: Nos vemos las carátulas (2010), La tapa del rock (2011) y Carátulas de música clásica (2012).

Con la llegada del disco compacto a comienzos de los ochenta, el vinilo comenzó a perder su espacio en el mercado rápidamente. De ser el rey de los formatos pasó a ser prácticamente invisible en los noventa. En todo el mundo fueron cerradas plantas y las máquinas fueron chatarrizadas o vendidas por partes. Otro duro golpe ocurrió a finales de los noventa y a comienzos del milenio cuando el mercado digital empezó a favorecer la compra y el intercambio de archivos musicales en formatos como el MP3, WAV o FLAC para ser reproducidos en computadores, tabletas, teléfonos celulares o discos duros.

 

 

Lo que parecía ser la estocada final para el disco de vinilo también venía por parte de los fabricantes de electrodomésticos quienes suprimieron los tornamesas a comienzos de los noventa y decidieron enfocar sus productos de reproducción de audio hacia los discos compactos y el casete.

Pero en los últimos cinco años, el resurgimiento ha sido destacado en diferentes epicentros culturales. Si las condiciones no han estado a favor para este formato, ¿cómo logra volver al mercado? Son varias las explicaciones que hay detrás de esto.

Hay que tener en cuenta que, si bien los formatos digitales permiten ser archivados fácilmente y tener una disponibilidad rápida para ser reproducidos, no contemplan una gran cantidad de grabaciones que la humanidad realizó entre 1920 y 1990. Por ende, continúan ellas en el disco que las alojó: el vinilo

Sumémosle, además, las consideraciones que se han hecho alrededor de la música en formatos digitales. Si bien las nuevas generaciones han crecido escuchando música en archivos digitales, han comenzado a contemplar el disco de vinilo como formato alternativo por su condición análoga. Al respecto se habla del resurgir de un aprecio por ellos, la relación objeto-música, el trabajo gráfico de una portada y la calidad del sonido que un soporte análogo ofrece.

Para la Fonoteca, estos discos son un elemento esencial y precioso de su acervo. En él se encuentran 34.000 piezas repartidas en los formatos anteriormente mencionados. La colección comprende música clásica, popular, rock, tradicional colombiana, jazz y otras expresiones. Por más de cuatro décadas, estas formaron parte de la programación de la Radiodifusora Nacional de Colombia y tienen un nuevo lugar en la actualidad, el de una gran colección que hace parte de la memoria sonora.

Con los vinilos crecimos y con los vinilos seguimos creciendo.

 

 

Etiquetas: 
Música

Contenido relacionado

Martes 28 de Agosto 2018
Augusto Monterroso

Monos, moscas y otros personajes de los cuentos del escritor guatemalteco Augusto Monterroso (1921-2003) salieron al aire en la...

Miércoles 15 de Agosto 2018
Bernardo Caraballo

Bernardo Caraballo, el primer colombiano en aparecer en un escalafón mundial de boxeo, recorrió en compañía de Señal Colombia el Coliseo que lleva su nombre.

Miércoles 8 de Agosto 2018

25 años después de la publicación de la novela, los expertos seguían buscando el significado de los símbolos que contiene

 

Institucional

Contratación misional
Misión y Visión
Objetivos y funciones
Normatividad
Políticas y Planes
Informes de Gestión

Servicios

Atención al usuario 
Trabaja con nosotros
Calendario de actividades
Buzón Peticiones, Quejas, Reclamos y Denuncias
Tramites y Servicios
Directorio Subgerencia de Radio
Estado de su solicitud
Términos y Condiciones