Publicado el Lun, 11/10/2014 - 14:05
173 Lecturas

El Príncipe feliz, de Oscar Wilde, en radioteatro

Cuando hicieron una estatua suya para celebrar su feliz existencia, el príncipe supo cómo era el mundo y se entristeció. Una golondrina secó sus lágrimas.

 

Bajo la dirección del profesor José Agustín Pulido Téllez, el Grupo Escénico Infantil de la Radiodifusora Nacional de Colombia interpretó el cuento El Príncipe feliz, del escritor irlandés Oscar Wilde (1854-1900). El radioteatro difiere un poco del texto de Wilde: la golondrina que sirve de mensajera al príncipe, por ejemplo, conversa con un gorrión, mientras que en el cuento, solo habla con sus amantes, un junco que no le hace mucho caso, y la estatua, su gran y definitivo amor. Salvo estos y otros detalles similares, el radioteatro narra la misma historia del cuento: un príncipe que en vida fue feliz le pide a una golondrina que le ayude a socorrer a los pobres de la ciudad, cuyas miserias presencia a diario desde que es una estatua. La desgracia del príncipe es no poder moverse, pues está anclado a su pedestal. Si acepta ayudarlo, la golondrina resolverá este pequeño inconveniente.

Acepta con reticencias, pues está ansiosa por volar a Egipto, donde la esperan las demás golondrinas y un clima más cálido. En la ciudad se avecina el invierno y el frío trae más padecimientos a los pobres. La estatua está cubierta de oro y piedras preciosas que evocan la dichosa existencia del príncipe. Él mismo le cuenta a la golondrina que habitó un palacio en el que dedicaba las horas a jugar y bailar y que jamás traspasó el alto muro que separaba su morada del mundo. A su muerte, hicieron de él una estatua y la pusieron en un sitio elevado de la ciudad para que la gente supiera de su feliz existencia. Fue él quien salió por primera vez al mundo y presenció sus miserias desde su alto mirador. Su antigua dicha se cambió por pena e impotencia, hasta que llegó la golondrina.

El cuento da pie a la conjetura de que la estatua es el príncipe muerto y no una obra que lo copia. En cualquier caso, bajo el cuerpo de plomo revestido de oro vive el alma del príncipe. La golondrina lo ayudará a entregarles las piezas de su rico vestido a quienes no tienen nada; a quienes se parten el lomo trabajando y ganan muy poco; a quienes, en ausencia de abrigo y comida, viven de sus expectativas.

El radioteatro La estatua del Príncipe feliz está identificado con los códigos CD009286 y CD009287 y se puede escuchar en el catálogo de la Fonoteca de Señal Memoria. En la Fonoteca, se encuentran otras versiones radioteatrales de este cuento.

Carlos Fernández

 

Oscar Wilde, escritor, poeta y dramaturgo irlandés.
 

 

Fecha de grabación: desconocida
Fecha de emisión: desconocida
Lugar de grabación: Radiodifusora Nacional de Colombia, Bogotá.

 

Etiquetas: 
Literatura
Radioteatro

Contenido relacionado

Lunes 8 de Mayo 2017

La ópera de los tres centavos y su similitud con el bajo mundo

Lunes 8 de Mayo 2017

Así cambió la carrera deportiva de 'Cochise' por unos pantalones.

Institucional

Contratación misional
Misión y Visión
Objetivos y funciones
Normatividad
Políticas y Planes
Informes de Gestión

Servicios

Atención al usuario 
Trabaja con nosotros
Calendario de actividades
Buzón Peticiones, Quejas, Reclamos y Denuncias
Tramites y Servicios
Directorio Subgerencia de Radio
Estado de su solicitud
Términos y Condiciones