Cerros de Bogot√°: Los pulmones de la metr√≥poli | Se√Īal Memoria

cerros de Bogot√°
Publicado el Lun, 20/05/2024 - 18:25 CULTURA Y SOCIEDAD
Los pulmones de la metrópoli: cerros de Bogotá

Los m√°s de siete millones de habitantes de Bogot√° subsisten gracias a los cerros orientales que bordean la ciudad. All√≠ nacen algunas de las quebradas que nutren a los r√≠os de la capital del pa√≠s. Igualmente, en esa cadena monta√Īosa viven cientos de especies de fauna y flora. En este art√≠culo les presentamos la riqueza de este lugar y las relaciones que se tejen entre lo urbano y lo rural. 


Al alzar la vista hacia el oriente es dif√≠cil no divisar los cerros de Bogot√°. Es complejo ignorar los m√°s de trece mil kil√≥metros que se constituyen como el pulm√≥n de la capital de Colombia. De norte a sur o de sur a norte, como quiera verse, las monta√Īas abrazan a las localidades de Usaqu√©n, Chapinero, Santa Fe, La Candelaria, San Crist√≥bal y Usme. Ese borde oriental les recuerda a los habitantes de la ciudad que su parte urbana es menor al 30% y que los edificios no subsistir√≠an sin la naturaleza que los rodea.

Al alzar la vista hacia el oriente es dif√≠cil no divisar los cerros de Bogot√°. Es complejo ignorar los m√°s de trece mil kil√≥metros que se constituyen como el pulm√≥n de la capital de Colombia. De norte a sur o de sur a norte, como quiera verse, las monta√Īas abrazan a las localidades de Usaqu√©n, Chapinero, Santa Fe, La Candelaria, San Crist√≥bal y Usme. Ese borde oriental les recuerda a los habitantes de la ciudad que su parte urbana es menor al 30% y que los edificios no subsistir√≠an sin la naturaleza que los rodea.

También puedes leer: Bogotá: Localidades y ruralidades

Entre el verde: la biodiversidad de los cerros

All√≠ la biodiversidad se hace presente. Hasta el momento se han registrado 443 especies de flora, entre ellas 90 de orqu√≠deas y 47 de bromelias. Los arbustos y los frailejones ocupan casi cinco mil hect√°reas de estos cerros que fueron declarados, en su mayor√≠a, ‚ÄúReserva Forestal Protectora‚ÄĚ desde el a√Īo 1977. Tambi√©n se han detectado 130 especies de aves, incluidos 19 colibr√≠es. En los cerros viven animales √ļnicos como la ardilla bogotana, el armadillo de nueve bandas y el conejo de p√°ramo, seg√ļn se informa en el libro Ori√©ntate. Los cerros son nuestro norte.

Finalizando el siglo XX, en el programa Aprender a convivir se divulgaron los resultados de un estudio que se llev√≥ a cabo en los cerros orientales de Bogot√°. En el siguiente fragmento audiovisual se puede conocer sobre algunas de las especies que viven en esas monta√Īas, las problem√°ticas que las aquejan y los √°rboles con los que se buscaba reforestar los cerros en ese entonces.

Marchal, Jacques (director). (1999). Aprender a convivir. Bogot√°: Inravisi√≥n ‚Äď Se√Īal Colombia. Archivo Se√Īal Memoria, BTCX30-009490.

 

Como se muestra en el fragmento anterior, el uso que los seres humanos le han dado a los cerros ha sido el detonante de algunas de sus dificultades. De estas monta√Īas se han extra√≠do materias primas como piedra, madera y arena para ser utilizadas en actividades de construcci√≥n. Aquello ha causado la deforestaci√≥n en la zona. De acuerdo con el documento Cerros orientales de Bogot√°. Patrimonio de Todos, esta situaci√≥n no se ha solucionado de manera adecuada, ya que en el siglo XX se reforest√≥ con √°rboles no nativos del lugar como el eucalipto, la acacia y el pino.

Sin embargo, tambi√©n se han llevado a cabo otros procesos de reforestaci√≥n id√≥neos para mitigar los da√Īos que ha sufrido la cadena monta√Īosa. En ella nacen quebradas como La Chorrera, La Vieja, Chic√≥ y Las Delicias que desembocan en r√≠os de la ciudad. En 1991, la serie Donde est√°s Bogot√° se acerc√≥ a los cerros, nombr√≥ a algunos de ellos y a sus barrios aleda√Īos. 

Gonz√°lez, Diana (directora). (1991). Donde est√°s Bogot√°. Bogot√°: Inravisi√≥n. Archivo Se√Īal Memoria, UMT-200176 Clip 1-2.

 

Cuando lo rural y lo urbano se encuentran

Pensar en los barrios aleda√Īos a la cadena monta√Īosa da pie a recordar que esta no est√° separada de la ciudad. Bogot√° en s√≠ misma se nutre de sus aguas. Sus gentes han tenido contactos estrechos con los cerros. Por ejemplo, en uno de los apartados del f√≠lmico de los a√Īos cincuenta √Āngulos de Bogot√°, se muestra a algunos de los habitantes de las zonas cercanas (o que hacen parte de) las monta√Īas orientales de la ciudad. En el documento audiovisual se les menciona como ‚Äúproletarios‚ÄĚ, lo que tiene relaci√≥n con la creaci√≥n y la consolidaci√≥n de barrios como la Perseverancia y Egipto Alto. Justamente este √ļltimo puede apreciarse en el siguiente fragmento.

DINAPE (productor). (1956). √Āngulos de Bogot√°. Bogot√°: Direcci√≥n Nacional de Informaci√≥n y Prensa. Archivo Se√Īal Memoria, VR-F35MM-851303.

 

Esos v√≠nculos con los cerros son anteriores al siglo pasado. Desde antes de la llegada de los europeos al territorio, los ind√≠genas muiscas consideraban a las monta√Īas como lugares sagrados. Para ellos, sus aguas simbolizaban (y simbolizan) el origen de la vida, motivo por el que all√≠ realizaban ceremonias de adoraci√≥n y gratitud. De manera similar ocurri√≥ durante la Colonia. Al traer su religi√≥n, los europeos seleccionaron algunos lugares de la cadena monta√Īosa para realizar sus devociones a su Dios y a la Virgen Mar√≠a. Por ello, se construyeron los santuarios de Monserrate, Guadalupe y de La Pe√Īa.

Uno de los cap√≠tulos del programa Colombia monumental, de 1997, estuvo dedicado a Monserrate. En el siguiente fragmento se mencionan diferentes caracter√≠sticas de este cerro que se ha convertido en s√≠mbolo de la ciudad. All√≠ no solamente se hacen ceremonias ligadas al catolicismo, sino que se llevan a cabo actividades tur√≠sticas, deportivas y de esparcimiento en general. 

Ulloa, Adriana (directora). (1997). Colombia monumental. Bogot√°: Se√Īal Colombia -RTVC. Archivo Se√Īal Memoria, BTCX30-013121.

 

El cerro de Monserrate se ha convertido en un referente geogr√°fico para que las personas se ubiquen en la ciudad. Tambi√©n es fuente hist√≥rica en tanto cuenta sobre el pasado colonial y el presente religioso. As√≠ mismo, visibiliza relaciones econ√≥micas y sociales que se gestan en su cima y en sus faldas. Muestra, de manera expl√≠cita, las relaciones de los habitantes de Bogot√° con las monta√Īas. La ciudad es lo que es en tanto se deja cobijar por esa cadena monta√Īosa en la que se vinculan seres humanos, naturaleza y tradici√≥n.

 

 


Por: Laura Lucia Gonz√°lez

 

Fecha de publicación original Lun, 20/05/2024 - 18:25