Publicado el Vie, 04/13/2018 - 06:49

Canción de la vida profunda de Porfirio Barba Jacob

Escuchen “Canción de la vida profunda” en la voz de la declamadora y actriz argentina Berta Singermann.
“Hay días en que somos tan móviles, tan móviles, como las leves briznas al viento y al azar...” Así empieza “Canción de la vida profunda”, probablemente uno de los poemas más recitados de Porfirio Barba Jacob, un "poeta maldito" controvertido, poco reconocido en su patria natal y abiertamente homosexual.
 
Frase canción de la vida profunda - Porfirio Barba Jacob
 
Nació en Santa Rosa de Osos en el año 1883. Su nombre era  Miguel Ángel Osorio. Vivió en Barranquilla durante su juventud, ciudad en la que escribió sus primeros poemas y desde 1895 viajó casi de manera incesante por gran parte del continente americano. Antes de México, que fue el país donde su obra fue mayormente reconocida, vivió en Guatemala, Honduras, Costa Rica, El Salvador, Cuba y Perú.
 
Para sostenerse, escribía para diversas revistas y periódicos, muchas veces sensacionalistas, pero también sobre temas políticos y literarios. Publicaba sus artículos bajo seudónimos como Juan Sin Miedo, Juan Sin Tierra, Juan Azteca, Junius, Cálifax y Almafuerte. 
 
Una de sus frases más famosas relacionada con el sonido es: "Vale más el oro del sonido, que el sonido del oro". Murió en Ciudad de México en 1942 tras sufrir por largo tiempo de tuberculosis.
 
Frase de Porfirio Barba Jacob
 
Escucharemos aquí una joya de nuestro archivo: "Canción de la vida profunda" en la voz de la declamadora y actriz argentina Berta Singermann:
 
 
Canción de la vida profunda
 
Hay días en que somos tan móviles, tan móviles, 
como las leves briznas al viento y al azar. 
Tal vez bajo otro cielo la Gloria nos sonríe. 
La vida es clara, undívaga, y abierta como un mar.
 
Y hay días en que somos tan fértiles, tan fértiles, 
como en abril el campo, que tiembla de pasión: 
bajo el influjo próvido de espirituales lluvias, 
el alma está brotando florestas de ilusión.
 
Y hay días en que somos tan sórdidos, tan sórdidos, 
como la entraña obscura de oscuro pedernal: 
la noche nos sorprende, con sus profusas lámparas, 
en rútiles monedas tasando el Bien y el Mal.
 
Y hay días en que somos tan plácidos, tan plácidos... 
(¡niñez en el crepúsculo! ¡Lagunas de zafir!) 
que un verso, un trino, un monte, un pájaro que cruza, 
y hasta las propias penas nos hacen sonreír.
 
Y hay días en que somos tan lúbricos, tan lúbricos, 
que nos depara en vano su carne la mujer: 
tras de ceñir un talle y acariciar un seno, 
la redondez de un fruto nos vuelve a estremecer.
 
Y hay días en que somos tan lúgubres, tan lúgubres, 
como en las noches lúgubres el llanto del pinar. 
El alma gime entonces bajo el dolor del mundo, 
y acaso ni Dios mismo nos puede consolar.
 
Mas hay también ¡Oh Tierra! un día... un día... un día... 
en que levamos anclas para jamás volver... 
Un día en que discurren vientos ineluctables 
¡un día en que ya nadie nos puede retener!
 
 
Etiquetas: 
Literatura

Contenido relacionado

Miércoles 11 de Julio 2018

Cancionero de Navidad

Domingo 13 de Mayo 2018

Para muchos colombianos el arte llegó a sus vidas a través de sus televisores y lo hicieron de la mano de esta argentina nacionalizada colombiana.

Jueves 26 de Abril 2018
Gabriel García Márquez (Gabo) y el Vallenato

La labor periodística de Gabo en los años 50 fue crucial para el inicio del ascenso que tuvo el vallenato en las décadas siguientes....

Institucional

Contratación misional
Misión y Visión
Objetivos y funciones
Normatividad
Políticas y Planes
Informes de Gestión

Servicios

Atención al usuario 
Trabaja con nosotros
Calendario de actividades
Buzón Peticiones, Quejas, Reclamos y Denuncias
Tramites y Servicios
Directorio Subgerencia de Radio
Estado de su solicitud
Términos y Condiciones